Seleccionar página

Antes de iniciar enumerando errores comunes que podemos evitar en nuestras finanzas personales, considero oportuno dedicar unas breves líneas a un ícono de la comedia, Roberto Gomez Bolaños, conocido como Chespirito.
En una era donde lo cool es ser un magnate con todo el mundo en sus manos, es curioso y agradable ver el cariño e impacto de un extraordinario actor que con un personaje como el Chavo del 8 contagiara con su carisma a tantas personas. Un “Chavo del 8″ que no tenía una casa (era un barril), ni padres (que en su personaje decía que si los tenía pero no los conocía) y su realización máxima fuera tener una torta de jamón, y que ganara a su audiencia con su sinceridad, ingenuidad y amistad. Un aire fresco al materialismo que nos ataca constantemente y un buen ejemplo de darle importancia a lo importante.
Ahora veamos algunos errores que podemos evitar y así no comprometer nuestras finanzas personales:
1. Comprar cosas que no necesitamos. Es curioso ver cuantas cosas consideramos que son necesarias, pero que en realidad no lo son. Compramos artículos que creemos indispensables y al rato nos olvidamos que los tenemos. ¿Te has preguntado cuántas cosas podrías vender que ni siquiera utilizaste un par de veces? El problema radica en que esas compras nos costaron dinero y no le estamos sacando el mejor provecho posible. Un consejo para evitar este error, no compres nunca de forma inmediata y cuanto más alto sea el costo del artículo, toma más tiempo para pensarlo. No importa la súper oferta o la presión mediática para adquirirlo, la mayoría de veces, será algo que no necesitamos realmente.
2. No escuchamos consejo. No todos los consejos nos son útiles, si bien tienen buenas intenciones, no podemos simplemente hacer caso a todos, pero eso no significa que debamos detenernos a escucharlos y meditarlos seriamente. Esto tiene una mayor relevancia en compras mayores, donde nos volvemos obstinados no queriendo escuchar, a fin de no tener razones que nos impidan comprar algo que queremos ciegamente.
3. Pon todo por escrito. Es increíble la cantidad de problemas que podemos evitarnos si ponemos por escrito todo lo que creemos que será suficiente con la palabra. Tener por escrito nos servirá no solo como una referencia física de un acuerdo hablado, sino también como un respaldo a nuestra familia en caso suceda lo peor. Pon siempre todo por escrito, no importa que sea con un familiar, amigo o desconocido, te evitarás muchos inconvenientes molestos y de costo financiero. Te amplío al respecto en este video haciendo click aquí.
4. Comprar lo primero que vemos. Comprar compulsivamente es uno de los principales enemigos de nuestras finanzas, y en buena medida se debe a que nos dejamos llevar por nuestras emociones. La forma más eficaz para vencer este error, es la investigación. Busca productos similares, en establecimientos diferentes y luego de investigar adecuadamente toma una decisión acertada. No solo ahorrarás dinero, sino que tendrás también el tiempo de análisis para ver si es algo que realmente necesitas y quieres. El Internet es un gran aliado para ti en este aspecto.
5. Equivocar las prioridades. Nunca compres nada si el dinero que va a requerir tu compra compromete seriamente pagos primordiales. Es decir, no compres ese artículo electrónico que te quita el sueño, si puede comprometer ese mes el pago del colegio de tus hijos, o el pago puntual de la tarjeta de crédito. Nunca comprometas lo superficial por lo fundamental. Los gustos van siempre luego de que las necesidades estén cubiertas.
6. Acumular y acumular. Prefiere coleccionar recuerdos y no cosas, quita de tu vida el exceso de equipaje de acumular y acumular. Si hay un juego de platos que te regalaron para tu boda hace varios años, es momento de: usarlo, regalarlo o venderlo. No tengas cosas solo por tenerlas, o porque algún día me van a servir. Recuerda tus tres alternativas: usarlo, regalarlo o venderlo, cualquiera de ellas será mejor que solo tenerlo. Te amplío más al respecto en este video, haciendo click aquí.
7. Inactividad. Es perfectamente normal y bueno el querer estar mejor financieramente, pero nada acontecerá si no te pones en acción. Nada sucederá de la nada. Debes tomar acciones para mejorar tu situación financiera. Una casa, un auto y todo lo que existe, si no lo utilizas comienza su deterioro, igual son nuestras finanzas. Debemos poner acción a mejorar constantemente y tomar decisiones correctas respecto de nuestros recursos financieros.
8. No ahorrar. El que ahorra siempre tiene, un dicho con mucha sabiduría de los abuelitos, pero que constante cometemos el error de no hacer. ¿Cuándo debería comenzar a ahorrar? Ya, si, ya. No importa la situación actual de su presupuesto, busque una cantidad por pequeña que sea que le permita formar el hábito del ahorro. Otro dicho de abuelitos es que las oportunidades son para el que tiene, y la única forma de tener es ahorrando.
9. Ser fiador. La Biblia es tan tajante al respecto que dice que no seamos fiadores de nadie. También he escuchado frases al respecto de hacerlo solo si se está dispuesto a pagarlo con gusto, y me he dado cuenta que es un buen decir pero poco realista a la hora que acontece. Si piensa de esa forma, mejor regálelo anticipadamente y evítese la molestia.
10. No tener seguros. Usualmente los consideramos un gasto, pero creo firmemente que son un protector no solo de tus principales activos, sino también de tus ahorros. Si solo ahorras pero no tienes un seguro, al tener una enfermedad o un accidente perderás todo lo ahorrado e incluso quedarás con deudas adquiridas. Te amplío al respecto en este video, haciendo click aquí.

Recibe información en tu correo

Cada semana recibe un artículo que te ayudará a ir más rápido y lejos en tus finanzas personales

You have Successfully Subscribed!