Seleccionar página

Quizás una de las comunicaciones más difíciles que pueden hacerse en pareja, son aquellas que están relacionadas con el dinero. De forma inconsciente (y a veces consciente) lo consideramos privado, algo que no tenemos por qué exteriorizar y mucho menos consensuar.
Posiblemente actuamos así porque fue lo que vimos en casa, tuvimos alguna decepción al respecto, o quizás nos sentimos avergonzados por el uso no apropiado que hemos hecho del dinero.
Cualquiera que sea la razón, la falta de comunicación al respecto del dinero dentro de la pareja, es como una termita en la madera, el no darle importancia no significa que no traerá consecuencias importantes.
Es por ello que debemos darle una importancia muy alta el hablar con total honestidad acerca del dinero con nuestra pareja. Quiero compartirte 10 consejos que creo pueden ayudarte para hablar de dinero con tu pareja:
1. Crea un ambiente y tiempo propicio. No hables temas importantes de dinero viendo el televisor, con los niños jugando frente tuyo, revisando tus redes sociales o con cualquier otro tipo de interferencia. Debes apartar un tiempo donde puedas concentrarte con tu pareja para poder conversar con toda la atención. Agenda al menos una hora para hablar exclusivamente sobre dinero, cualquier otro tema háblalo en otra conversación. Este tipo de conversaciones deben hacerse las veces que sea necesario, si no hay problemas económicos serios, hazlo al menos una vez por semestre. Si no lo has hecho nunca, o en mucho tiempo, calendariza una lo antes posible.
2. Ora. Nunca debemos escatimar el poder de la oración, más cuando se tratan temas que pueden ser muy rocosos. Ora antes de que se reúnan para hablar al respecto, e idealmente pide a tu pareja dedicar unos minutos antes de conversar sobre el dinero para encomendar a Dios la reunión y pedir su sabiduría para tomar las decisiones que sean las más adecuadas. No ores por otra cosa, no pidas por la paz mundial, o que no amanezca nublado, concéntrate en ser sincero con Dios y pedir su orientación para el buen uso de los recursos que les ha provisto.
3. Establezcan un objetivo para conversar. No traten de solucionar todo lo relacionado con dinero, más aún si no han conversado en buen tiempo al respecto. Definan un tema a conversar y traten de mantenerse lo más apegado al mismo. Cuando se trata de dinero, quizás no alcance el tiempo planificado para tener un rumbo claro a seguir, por ello el concentrarse es de vital importancia. Procura siempre al terminar la reunión, establecer una nueva fecha y el tema a tratar. Cuanto más serios sean los temas de dinero, más cercanas deben ser las fechas a reunirse a platicar al respecto.
4. Honestidad Total. La honestidad total debe ser el pilar de cualquier conversación, más aún cuando hablamos de dinero. Si no existe honestidad, no habrá confianza y todos los consejos servirán de poco cuando esta falta. Puede ser muy difícil ser totalmente honesto cuando no se ha conversado antes en pareja del dinero, se ha cometido errores, o queremos ganar tiempo mientras encontramos una solución, sin embargo, ninguna buena intención puede superar el contar con la confianza de tu pareja.
5. Acepta tus errores y pide perdón. Muchas conversaciones difíciles, molestas y prolongadas serían más cortas si aceptamos nuestros errores, pedimos perdón y tenemos un genuino deseo de corregirlos. El pedir perdón no es una muestra de debilidad y tampoco una licencia para atacar con toda la fuerza. No debemos darle combustible a un fuego en progreso. El poder del perdón se ve fortalecido siempre que esté acompañado de un deseo profundo de hacer todo lo necesario para rectificar.
6. Conversa siempre con empatía. Debes ponerte en los pies de tu pareja, escuchar detenidamente antes de pronunciar una palabra. Tratar de comprender lo que tu pareja te está diciendo. Si no comprendes algo perfectamente, pregunta, así evitar interpretaciones erróneas. Un mal entendido es un gran obstáculo en la conversación. Ojo, comprender no significa consentir o aceptar, sino tener la empatía suficiente que permita entender claramente el escenario a fin de tomar decisiones acertadas. No olvides que tu lenguaje no verbal habla más fuerte que tus palabras.
7. Evita toda palabra que no genere valor. El apóstol Pablo, lo describe perfectamente: “No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan”. Dicho en otra forma: “no debemos expresarnos groseramente, ni ofender, que todo lo que digamos sea útil y para bien, para que todo el que nos escuche se sienta estimulado”. En 7 palabras: “Si no genera valor, no se expresa”. Extraordinario consejo de Pablo, ¿verdad?
8. Pide ayuda. Si luego de varias conversaciones, aún no se logran consensos que permitan tomar acciones que beneficien las finanzas familiares, o simplemente no logran encontrar una luz en el camino. Entonces es recomendable pedir consejo a una pareja que ambos respeten y admiren en el manejo de recursos. Esto ayudará grandemente a desatar nudos que cuando se está directamente involucrado muchas veces no se ven.
9. Somos un equipo. Cuando estamos tomando decisiones sobre el dinero, tenemos que tener siempre presente que cualquier camino que se tome, ambos ganan o pierden, no hay un solo responsable o ganador. Los dos están en el mismo barco. Una práctica que ayuda mucho, es sustituir el pronombre personal Yo/Tú por la palabra “nosotros”. Recuerda que no se trata de un debate, ni quien gana el argumento, sino como nos unimos para abordar un tema en común.
10. Se consecuente con lo hablado. Jesús lo dejó muy claro al enseñarnos que nuestro Sí, sea Sí, así como nuestro No, sea No. Si hemos decidido hacer algo, debemos hacerlo, al igual que si hemos acordado el no hacerlo. Es poner acción a nuestras palabras. Podemos equivocarnos, pero el actuar como se ha acordado y propuesto demuestra carácter, adicional a que nos fortalece como pareja.
Estoy consciente que las primeras conversaciones de dinero en pareja, no serán las más fáciles, incluso pueden ser ásperas y difíciles por el tiempo acumulado de no tratarlas directamente. Pero te puedo decir confiadamente, que si aplicas estos consejos, son perseverantes, actúan con amor y despiertan un el genuino deseo de mejorar sus finanzas personales, valdrá la pena todo esfuerzo que realicemos.

Recibe información en tu correo

Cada semana recibe un artículo que te ayudará a ir más rápido y lejos en tus finanzas personales

You have Successfully Subscribed!